chipirones

Restaurante Mar de Crebas

Cocina innovadora a la vez que tradicional en Corcubion

E

En Galicia, las “crebas” son las cosas que trae el mar y que al bajar la marea quedan sobre las boleras y las playas. Para los habitantes de “A Costa da Morte" (desde Malpica hasta Muros, pasando por el cabo Finisterre, donde el mundo acababa) ir a recoger “crebas” era una tarea que completaba su economía y aportaba continuos hallazgos y descubrimientos: fragmentos de lozas y cristales pulidos por el mar, maderas venidas de otras latitudes y caídas de algún barco azotado por la tormenta,; huesos de cetáceos, caracolas, conchas y caparazones de moluscos con formas caprichosas; botes de pintura y de aceite; restos de naufragios, cabos, cofres llenos de ropa y telas que flotaban a la deriva, clavos de bronce, herrajes, velas, lonas, aparejos, boyas, vasos, botellas, y tantos otros regalos traídos por el océano a la costa…

En una área casi incomunicada por tierra, el mar aportaba suministros y novedades. Las crebas se fundían con naturalidad en las tradiciones de la zona, dando lugar a un mestizaje atlántico difícil de definir. Se convertían en adornos, en puertas, en gallineros de colores, en clavos y goznes, en cuerdas para atar la leña o deslindar una parcela, en tazas y platos desportillados e incompletos que conformaban una vajilla de la diversidad, labrada por el azar de las olas.

N

Na Galiza, as crebas son as cousas que trae o mar y que o baixar a marea fican nos coídos e nas praias. Para as xentes da Costa da Morte (desde Malpica a Muros, pasando polo cabo de Fisterra, onde remata o mundo) ir as crebas era unha tarefa que completaba as súas economías e aportaba continuos hachazgos e descubrimentos: anacos de louzas e cristais pulidos polo mar; madeiras vidas doutras latitudes e caidas dalgún barco batido pola tormenta; osos de cetáceos, caracolas, cunchas e caparazóns de moluscos con formas caprichosas; botes de pintura e de aceite; restos de naufraxios, cabos, cofres cheos de roupa e telas que flotaban á deriva, cravos de bronce, fechos, velas, lonas, aparellos, boias, botellas e tantas outras regalías traídas polo océano ate a costa…

Nunha área case incomunicada por terra, o mar achegaba subministracións e novidades. As crebas fundíanse con naturalidade nas tradicións da zona, dando lugar a unha mestizaxe atlántica difícil de definir. Convertíanse en adornos, en portas, en galiñeiros de cores, en cravos e goznes, en cordas para atar a leña ou deslindar leiras, en cuncas e pratos fendidos e incompletos que conformaban unha vaixela da diversidade, labrada polo azar das ondas.

merlusa restaurante mar de crebas

L

La cultura culinaria de A Costa da Morte no fue ajena a ese proceso. Los sabores de América, de Africa y hasta de Asia también llegaron a través del mar y se mezclaron con los de la tierra. La cocina sencilla y de producto (mariscos y pescados de la costa, carnes, patatas, unto, harina de maíz, lechugas, nabizas, coles y grelos) propia de la zona, comenzó a incorporar pequeños guiños de cosas traídas por el mar, a modo de crebas de sabor, adornando con pequeños brillos los viejos platos hasta dotarlos de personalidad propia.

A cultura culinaria da Costa da Morte non foi allea a ese proceso. Os sabores de América, de Africa e ata de Asia tamén chegaron a través do mar e mesturáronse cos da terra. A cociña sinxela e de produto (mariscos e peixes da costa, carnes, patacas, unto, fariña de millo, leitugas, nabizas, coles e grelos) propia da zona, comezou a incorporar pequenas chiscadelas de cousas traídas polo mar, a modo de crebas de sabor, adornando con pequenos brillos os vellos pratos ata dotados de personalidade propia.

A

En Mar de Crebas queremos dar continuidad a esa cocina modulada por las cosas llegadas a la costa y dejadas sobre la arena como un regalo de los dioses: almejas con curry, mejillones con pico de gallo, caballa con cilantro, carnes a la plancha con un ligero punto de pimienta, comino y nuez moscada; cous-cous con panceta confitada de cerdo celta… Nuestra carta quiere ser un reflejo de la cocina atlántica de siempre con la novedad de las crebas que seleccionamos cada día para ti, con el solo propósito de poder permanecer en tu recuerdo y hacerte partícipe, por un instante, del mestizaje inconsciente con el que el Atlántico ha labrado el espíritu de esta Costa y el de sus gentes.

En Mar de Crebas queremos dar continuidade a esa cociña correxida polas cousas chegadas á costa e deixadas sobre a area como un agasallo dos deuses: ameixas con “curry”, mexillóns con “pico de gallo”, xarda con coandro, carnes á prancha cun lixeiro punto de pementa, comiño e noz moscada; cous- cous con touciño entrefebrado e confeitado de porco celta… Nosa carta quere ser un reflexo da cociña atlántica de sempre coa novidade das crebas que seleccionamos cada día para ti, co só propósito de poder permanecer no teu recordo e facerche partícipe, por un instante, da mestizaxe inconsciente coa que o Atlántico labrou o espírito desta Costa e o das súas xentes